Esther Segovia

Esther Segovia

Mi vida tuvo un giro de 180 grados cuando mi padre paso a mejor vida en el 2007. Hoy tengo la misma convicción que él tenia de dedicar el resto de mi vida a servir a los niños carenciados de los cinco barrios que rodean el predio de PHDA.